lunes, 24 de julio de 2017

Sin título





Hay pastos de locura
donde los amores arden ciegos
llorando nieve de amargura
He sentido entre las manos
corazones que sangraban aves
migrando a la luna oscura
Estuve en estaciones de soledad
más allá del pánico de los dementes
donde tirita desnudo el ocaso
frente a un dios indiferente que
crucifica con sus clavos al mundo
Hay almas roturadas con guadañas
cuando la muerte escribe sus destinos
Enamorados cruelmente devorados
por las fauces afiladas del olvido
Vamos en trenes invisibles, intocables
atestados de gente desconocida
desapareciendo en túneles repentinos
donde una luz engañosa te tiende la mano





No hay comentarios:

Publicar un comentario