domingo, 19 de marzo de 2017

Y yo sin mí





Crucé la puerta imaginaria del amor
Y ahí estabas tú para mirarte sin mis ojos
Yo quise tocarte con mi cuerpo invisible
Te abriste como la mañana a su estrella
Te entregaste toda como siempre soñé
Quise sentirte como una ola furiosa
Pero yo era incorpóreo a tus aguas bravas
Que fueron espumosas y turbulentas
Error inconmensurable estar en ti sin mí
Por liberar el amor de mi cuerpo y sin él
Que ya no puedo amarte si no te ama mi piel




jueves, 16 de marzo de 2017

Asesinos de mi pueblo

Curas colaborando con Franco




Matasteis a mi gente
Les obligasteis a cavar sus tumbas
Violasteis a las mujeres y a los niños
Disparasteis a la nuca de los mejores españoles
España se quedó huérfana, ahogada en su propia sangre
¡Pobre España! A merced de unos idiotas con pistolas
Y un mastuerzo
Un caudillo mastuerzo y retorcido
Pagado por los miserables
Aquellos traidores a la patria escondidos en la sombra
Franco, el carnicero de España
Cuya labor fue extirpar con el miedo la conciencia de la gente
Dejando tan solo la inocencia para enterrar sus principios

La ira fascista corría como cáncer en metástasis
por la sangre de la patria
Matasteis a mi gente
Les enterrasteis en fosas comunes
Ellos eran la vanguardia de una España que brillaba en libertad
Y vosotros sus verdugos

Cuando moría el tirano,
Otro plan de traiciones se urdía
En el útero de una falsa madre mal llamada democracia
El cáncer cambiaba de útero, pero no de patria
Y así perdura el engaño
Pero nuestros muertos no descansarán
Hasta que no haya justicia
Nosotros somos su legado y tenemos la memoria
Su memoria
Su verdad
Os juzgará la historia ante toda la humanidad
Pero nosotros aún estamos vivos con ellos
Y mientras tengamos el aire y la sangre fluya,
Llevaremos en las manos la soga para vuestros cuellos

Matasteis a mi gente
Les obligasteis a cavar sus tumbas
Violasteis a las mujeres y a los niños
Y entre vosotros estuvo y sigue, la iglesia
Otros traidores al pueblo desde el principio de los siglos
Un día habrá en que se haga justicia
Asesinos de la verdad en la palabra
Asesinos del amor en nuestra patria
Asesinos de la libertad del pueblo
Asesinos analfabetos de la inteligencia
Asesinos y no más. ¡Asesinos!






miércoles, 15 de marzo de 2017

Simone





Todo cuanto sé de ella
No supera dos silbidos
Pero cuando nos miramos
Se hace eco de mí el olvido
Y no paramos de sentir
Pasar las horas bajo el frío
En este abrazo que no cesa
Yo le digo… amor mío

Y no es una coincidencia
Ni es una extraña ilusión
Es algo tan puro y sin ciencia
Que solo entiende el corazón

Hemos contado las estrellas
Desde el bostezo del sol
Y entre estrella y estrella
No hubo ni una explicación
Todo era dar un te quiero
O un abrazo de amor
¡Qué nos importa el pasado!
Amor es esto. Amor es dos




De Sangri-La





Un elefante azul vivía en un hombre
Ardía en sus ojos lo eterno de Sangri-La
Cuando lloraba, una lluvia de cometas caía
sobre los bosques nevados de Dharamsala

Cuando cierro los ojos y le pienso sin mí…,
el gran yak de sedas rojas, encendido cabalga
por la tundra boreal del Cachemira
con ruta a la profecía sin aberrar la mirada

Caminaba el dalái lama en estelas de hojas
por un sueño de pétalos y mariposas flamas
sobre la pátina húmeda del bronce envejecido
en las cúpulas de los templos bajo la lluvia blanca

Un elefante azul y su memoria larga…
Paisajes de vino y sangre y un volcán adormecido
Su infancia era el devenir en el silencio del río
Silencio en las altas cumbres del alma

Y en su penar la nave triste de velas ajadas
por las sirenas aladas de todos los naufragios
más allá de la tierra del pájaro de fuego
donde prenden los amores sus flechas amargas

Un cisne que canta su dolor en el horizonte
le recuerda la luna roja de Sangri-La
llorando luciérnagas y abejas sobre las flores
en un cielo de antiguos dioses que soñaran el mar

Un elefante azul vivía en un hombre
Ardía en sus ojos lo eterno de Sangri-La
Allende los tigres de nieve descansan
Sobre las doce llaves de la humanidad



viernes, 10 de marzo de 2017

Cafuné (Habanera)





Tu mirada es la estrella
Que habita en mi pecho
Cuando te acaricio

Cafuné

Yo me pierdo en tu aroma
Y tu pelo en mis manos
La tarde va destejiendo

Cafuné

Con la brisa marina
Mientras muerdes mis besos
Yo peino tus cabellos

Cafuné

Soy un barco en tu puerto
Tú, mar entre mis dedos
Y en tu cuello mi aliento

Cafuné

Y así vivo en tu cielo
Bajo su firmamento
Cada vez que despierto
Soy mar de tu bahía
Donde vuelvo a nacer

Y así voy navegando
Con las henchidas velas
Por todas las estelas
que en tu piel voy dejando
En todo amanecer

Cafuné




La fotografía





Te miraba en los crepúsculos y en las golondrinas
En las grullas blancas de la nieve febril cuando gemías

Te miraba la luna de los ojos titilando en una lágrima
Cuando la cera de la piel ardía al dolor de las palabras

Yo que te busqué por las noches que cegaban tu imagen
Que fui antorcha en tus dedos con el vino del alba…

Te besaba el corazón como un loco atormentado
Para que tu cuerpo fuese amado como pude amarte yo

En esta nave desolada de los días yo recuerdo
Aquella marea sin juicio sobre la piel que ya no tengo

Pero en mi mano tus labios se entregan a mis piélagos
Mariposa moribunda que aletea nuestros últimos besos

Por una fotografía sin pasado se nos iba un río de amor
Una luciérnaga perdida en la oscuridad de los incendios




sábado, 4 de marzo de 2017

Piedra y soga





Amarrado voy a una estatua
A esta puta roca que me ahoga
La misma que me aplasta y me arrastra
La puta piedra, y su puta soga
¿Quién la puso en el camino?
Algún idiota sin memoria, claro
Algún idiota sin memoria
¡Que alguien le pegue una patada!
¡Sin olvido ni perdón!
¡Aunque me lleve a su puta noria!
¡Putas piedras del demonio!
Así se aviva tanto el odio...
¡Porque la piedra que te amarra
te lleva a su fondo del agua
y te pudre el corazón!